SURF ADAPTADO

La atención a la diversidad requiere unas medidas especiales que son las tomadas en cualquier contexto educacional en la que la variedad en cuanto a las características del alumno, hace que se tengan que desarrollar acciones diferenciadas para posibilitar a todos las mismas oportunidades.

Aunque la práctica de Surf no está muy arraigada por parte de las personas discapacitadas, pueden encontrar en el surf una motivación y bienestar significativo.

Esta actividad requiere de una mayor preparación, es necesario informar detalladamente a la escuela sobre las características de los alumnos, tanto por razones de seguridad como para poder tener una atención específica y de calidad.

Normalmente, las personas con discapacidad están acostumbradas a superar barreras en su vida cotidiana, no solo se trata de hacer surf, superarse a sí mismos y a tratar de llevar un gran recuerdo, aprendizaje y experiencia es el mayor logro.

El factor psicológico es muy importante durante el aprendizaje y comprende actitud, autoestima, autoconfianza y motivación.

Se conoce como surf adaptado el conjunto de actividades acuáticas, que realizan las personas con discapacidad física, motora, sensorial o mental.

Las necesidades especiales de estos deportistas hacen obligatoria una serie de adaptaciones tanto en el material utilizado como en la técnica, la logística o la elección de monitores, que permitan a estas personas practicar el surf en las mismas condiciones de seguridad que quienes no tienen ningún tipo de deficiencia.

El surf adaptado proporciona una sensación de libertad inigualable; permite sentir y disfrutar de una forma diferente de contacto con la naturaleza.

De alguna manera, dentro del agua todos tenemos una discapacidad; después de todo, estamos fuera de nuestro medio natural. En esta actividad, las barreras las pone el mar. La única diferencia es que son necesarias determinadas adaptaciones.

Además, el surf adaptado ofrece la oportunidad a personas con o sin discapacidad de participar en una actividad comunitaria.

Facilitamos a las personas con discapacidad el acercamiento al surf adaptado, subvencionándoles parte del coste que conlleva su aprendizaje.

Para poder participar en los cursos es necesario efectuar una PREINSCRIPCIÓN.

El técnico valorará las posibilidades de acceso al curso.

Queremos construir una vida lo más integrada posible. A la hora de trabajar con alumnos discapacitados el plano más importante es el afectivo, por delante del técnico. Trabajamos aspectos como la seguridad, la confianza, la cercanía y una dedicación plena para que disfruten al máximo.

Trabajamos siempre que se pueda adaptar a la actividad de manera segura, por ejemplo:

  Ciegos: o de poca visión, siempre un instructor lo empuja en la ola.

  Sordos: especial atención en cuestiones de equilibrio.

  Malformaciones o ausencia de miembros: adaptar actividades.

  Síndrome de Down: Comprensión, emoción, comunicación y adaptación.


Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay alrededor de un 10 por ciento de personas con discapacidad permanente (motriz, sensorial, mental y otras), es decir, cerca de 600 millones de personas.

Campos con * requeridos.

Consulta nuestras tarifas adaptadas a tus necesidades enviándonos un mensaje o si prefieres puedes llamarnos directamente